Reliquias

Ponemos aquí a disposición de quien los quiera utilizar con fines lúdico-antropológicos, una selección de los antiguos Gabinetes que vieron la luz en soporte papel. En algunos casos ha sido necesaria una severa purga para poder ofrecer algo medianamente digno al auditorio de internet, ya que los contenidos de algunas de las páginas en su día publicadas han resistido francamente mal el paso de los años. Un lector actual no sólo no las comprendería, sino que sentiría ante ellas una profunda repulsa. Así pues, helos aquí limpitos y en formato pdf para su uso y disfrute.

El Fin del Mundo El Fin del Mundo

En los últimos coletazos del pasado milenio, como para dar carpetazo a un siglo de catástrofes y guerras mundiales, aparece El fin del mundo. Pocas obras han reflejado tan bien la crisis moral, ideológica y de identidad del hombre en el paso al siglo XXI. Hasta tal punto que de entre sus 16 páginas sólo hemos podido rescatar la portada y la contraportada, porque era lo único que se podía leer sin miedo a sufrir accesos de cólera.

La Bestia Abominable La Bestia Abominable

Como El fin del mundo, después de todo, no había sido para tanto, La bestia abominable se hizo en cierto modo para liberar al bruto que todos llevamos dentro. Todo un compendio de vileza, costumbres feas, seres moralmente reprobables y publicidad de dudoso gusto. Hubo incluso quien censuró esta obra por considerarla machista y fuera de todo decoro. Pese a todo esto, aquí pueden disfrutar de la obra íntegra.

Los Pecados Capitales Los Pecados Capitales

En esta suerte de códice bajomedieval que es Los pecados capitales, el Pece Nicolao -“mitad hombre, mitad pescao”- emborracha progresivamente a los autores de El Gabinete a base de cervezas mientras les cuenta algunos casos y noticias sobre personajes poco virtuosos que deambulan por la viña del Señor. Una obra cumbre -menor, eso sí- de la falsificación y la bibliofilia.

El Origen de las Especies El Origen de las Especies

Como la evolución es algo que verdaderamente nos apasiona, quisimos con El origen de las especies hacer nuestro pequeño homenaje a todos aquellos que han colaborado en ella de forma activa o pasiva. Desfilan por aquí desde eslabones perdidos hasta violentos manifestantes pro-lamarckistas, pasando por calaveras de mono, podencos con costumbres humanas y personas con costumbres más bien animalescas.

Anuncios