Archivo de la etiqueta: Creacionismo

Copérnico murió en La Isla

Sentados en una mesa de la terraza del 44, con motivo del mercado de 1812 en La Isla, Bartlomiej Krzysztofsky nos contó cómo tuvo que cambiar sus apellidos para poder ejercer su actual trabajo.

Bartlomiej Krzysztofsky, protagonista de una infinita historia homínida, es el último descendiente del astrónomo prusiano Nicolás Copérnico.

Nos contó Krzysztofsky cómo su tío, en su última visita a La Isla, fue apaleado por una multitud rabiosa que acabara quemándolo en una hoguera situada donde ayer cabalgaba el fantasma de Varela y hoy luce un flamante rinoceronte. La razón de este vil acesinato: la teoría heliocéntrica que los isleños rechazaban con la misma fe que hoy rechazan el tranvía por la Calle Real.

Siglos después, Bartlomiej Krzysztofsky aprobaba, siguiendo los pasos de su antepasado, unas oposiciones para entrar en el Observatorio Astronómico de La Isla, como bedel. Pero, temiendo ser rechazado por ser familia del aciago astrónomo, decidió muy a su pesar cambiar su apellido, Copérnico, por otro que ningún isleño se atrevería a maldecir, Krzysztofsky.

Hoy, podemos disfrutar de la genialidad heredada por Krzysztofsky en uno de los puestos del mercado situado en la Calle Real. Ustedes lo disfruten.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Casos y sucesos

Hefesto Pater Noster

Muchos son los que pensando en el Olimpo evocan orgías heterosexuales, lésbicas, incestuosas e incluso zoofílicas; orgías de vino, bailes eróticos y copiosas comidas; pensamos en dioses libres de prejuicios y de pecados capitales. En dioses danzarines, caprichosos, ingenuos, apasionados, perversos, sensibles, …

En cambio, quienes adoran a un sólo Dios, tienen por tal a un ser orgulloso, célibe (por obligación, ya que es UNO, y ya que tan omnipotente ser no se rebajará a intimar con una mortal), déspota y cruel (hay quién afirma que amoroso, aunque pocos pueden mantiener esta tesis tras leer sus azañas). La historia oficial de la Humanidad nos ha transmitido hasta nuestros días que, si no venimos del mono, bien venimos de este único Dios, en cualesquieras de sus versiones monoteístas.

El grupo de científicos e investigadores “Para Creación la Nuestra” de El Gabinete está lejos de sumarse a las teorías oficiales sobre el origen de las especies. Una de sus líneas de investigación apunta a que una gran parte de la Humanidad tiene en su sumo hacedor a Hefesto, dios del Olimpo relegado por caprichos nada inocentes de la historia a un segundo plano.

Veamos. A Hefesto lo engendró Hera, sin pecado concebida ni varón mediante (como a la Hera cristiana, más conocida como virgen María. Pero sobre este tema volveremos otro día). Y, de sobra es sabido por toda la Humanidad que madre no hay más que una, y que padres … ¡váyase usted a saber quién es el padre de cada cual! He aquí la primera prueba de parentesco entre Hefesto y una gran parte de los mortales: la bastardía.

Hefesto no molará tanto como Zeus, Apolo o su conyuge Afordita, pero le debemos mucho más de lo que imaginamos.

Seguiremos tirando pues del hilo de la historia hasta poder esclarecer para nuestros lectores el que hasta El Gabinete era uno de los eternos enigmas del ser humano: ¿de dónde venimos?

1 comentario

Archivado bajo El Origen de las Especies